Re-imaginando la experiencia del empleado

La organización del futuro ha llegado pero, ¿estamos preparados?

Las  empresas  tienen  que ser capaces de satisfacer las expectativas y ambiciones de cinco generaciones muy diferentes, desde la generación X hasta la Z, pasando por los exigentes Millennials e incluso algunos Baby Boomers.


La  transformación  digital  es  un hecho, por ejemplo: el servicio al cliente, 24 horas durante 7 días con respuesta inmediata, es posible gracias a la tecnología de chatbot.
Todo  cambio  en  la  estrategia  de  una  organización,  incluso  la simple digitalización de un proceso, implica disrupción y toca dos pilares  muy  importantes:  Cultura  y  Personas.  

Es  aquí  donde  Recursos Humanos se convierte en la pieza clave para poder liderar el cambio y poner a los empleados en el centro.

Para que la transformación de la empresa, motivada por cualquier  factor  interno  o  externo,  tenga  éxito,  se  debe  contratar  al  mejor talento, con habilidades específicas para nuevos puestos de trabajo que a lo mejor hasta hoy no se conocían, por ejemplo hace unos años nadie se imaginaba que existiría un puesto de “manager de redes sociales” o “creador de contenidos de YouTube”. Por  otro  lado,  también  es  necesario  ofrecer  la  posibilidad  al empleado de poder reinventarse, no solo a aquellos que ocupan un  puesto  a  lo  mejor  amenazado  por  nuevas  tecnologías  como la inteligencia artificial, sino también a aquellos más ambiciosos y
curiosos.

Tener  una  marca  de  empleador  buena  y  ofrecer  paquetes  de beneficios diferenciales ya no son suficientes. Las empresas están llamadas  a  generar  experiencias  únicas  para  sus  empleados, al igual que lo hacen con sus clientes.

Para ver el artículo completo (pág. 42) pincha aquí.

Para ver todo el catálogo de nuestras revistas, con artículos en profundidad y temas de total actualidad, pincha aquí.